viernes, 28 de agosto de 2020

Por el Barba de Bergoglio

La Gran Estafa

Ernesto Domingo Álvarez


Especial para el Blog "Sagrada Tradición"


Hace unos días el Obispo de San Luis (Argentina), Gabriel Bernardo Barba, celebró la Fiesta Patronal invitando a un transexual a leer una petición en Misa. La noticia ha corrido por el mundo dividiendo aguas. Y eso está bien. Cristo dijo: “No he venido a traer paz sino división” (cf. Lc 12, 49-53).


A los que dicen que lo que hizo Barba está bien hecho, que Cristo no rechazó a los pecadores, que comía con ellos, que recibía a las prostitutas, les recordamos que fue nuestro Señor quien le dijo a la pecadora pública “no peques más” (Jn 8, 11).



En el caso de este sujeto automutilado y vestido de mujer, que se acercó a leer la petición invitado por Barba, pareciera estar bastante lejos de la actitud de la pecadora pública. Ha declarado a la Agencia Télam, al terminar la Misa, que este “hecho histórico es muy esperanzador porque nos permitirá construir una iglesia como seres humanos, donde las opciones de vida de las familias diversas encontraban muchos obstáculos para vivir su vida espiritual”. Dijo también que pudo “valorar” la iglesia a la que pertenece “por mandato familiar”, como un “lugar de inclusión y amor al prójimo”. Es claro que este sujeto no parece estar en plan de convertirse y cambiar de vida. Más bien quiere que los católicos se conviertan o al menos acepten su ideología como algo normal.


Sobre el Obispo Barba, nada bueno puede decirse. Es amigote de Francisco… lo que en buen criollo significa que está bastante lejos de la sana doctrina católica. ¡Y todo esto era de esperarse! Hay también otros Obispos en Argentina que ya amenazaron con “incluir” trabas y trans en futuras “farsas a-litúrgicas”. ¡La gran estafa recién comienza!

sábado, 22 de agosto de 2020

Quieren cerrar el Convento de Santo Domingo en Santa Fe (Argentina)

Cierran el Seminario de San Rafael ¿También el Convento de Santo Domingo de Santa Fe?


“Sobre tus murallas Jerusalén, he colocado centinelas” (Isaías 62, 6)


Con gran dolor nos enteramos de la decisión (arbitraria por cierto), tomada en el último Capítulo Provincial, por la cual se pretende cerrar el Convento de Santo Domingo de Santa Fe, poniendo fin a una de las obras apostólicas más importantes de la Argentina, y castigando así a una Iglesia ya desolada por la falta de sacerdotes, escasa de vocaciones y con una clara decadencia espiritual en el clero que –salvo valiosísimas excepciones-, está en retirada por la ilusión del más mundano sueño progresista. Una mano negra despertó el mezquino deseo de retirar a los Frailes de la comunidad santafesina en un acto que está fuera de toda lógica y lejos de todo realismo pastoral. No podemos saber quiénes son los que asesoran al P. Provincial Fray Juan José Baldini O.P., o qué intereses abrigan tamaño desatino; pues, ignorando totalmente la vida apostólica de los frailes, la misión evangelizadora que irradia de la predicación, la gracia de conversión y crecimiento espiritual que brota de la confesión y de la Santa Misa celebrada con dignidad y decoro, cuyos frutos están a la vista de todos, deja a una cantidad enorme de fieles a la deriva y a merced de los lobos. No verlo es ceguera, insensatez o miserable descuido de las cosas que son de Dios. 


El convento de Santo Domingo cuenta con una nutrida trayectoria al servicio de la Iglesia, de la Verdad y de la sana doctrina. Cuenta con sacerdotes de vida observante y de probada ortodoxia; con una comunidad en crecimiento que vive su fe bajo la guía pastoral de la Orden en unidad fraternal y –no es menor, se sostiene económicamente por sus propios medios sin generar gastos a otras comunidades. Además, la Tercera Orden (o Fraternidad Laical) es la más numerosa de la Provincia Argentina y se encuentra en pleno desarrollo con más de cincuenta miembros y muchos postulantes. No es necesario hablar de lo que está a la vista y los superiores parecen ignorar en evidente espíritu de abandono pastoral. Lo cierto es que el convento de Santo Domingo es actualmente una comunidad creciente cuyo testimonio de fe es una antorcha que irradia luz en un mundo que se apaga. 


lunes, 10 de agosto de 2020

Estaba pensando en las últimas noticias... las de San Rafael

Sócrates y Martín Fierro

Carlos Félix Gauna



Andando por anchas soledades de La Pampa Argentina, Martín Fierro divisó en un claro del monte de jarillas, muy quieto y pensativo al viejo Sócrates.


Fierro, desmontando del moro, se acercó respetuoso diciendo:


-¡Buenos días, amigo! ¿Qué lo trae por el pago?- y le tendió la mano.


El griego lo miró un tanto y tendió también la mano.


Mientras la estrechaba, Fierro echó un poco atrás el sombrero.


-Estaba pensando en las últimas noticias -dijo Sócrates y añadió- las de San Rafael.


-¿Y qué le parecen? - preguntó el gaucho.


-No entiendo - le respondió el griego.


-¿Qué cosa no entiende? - volvió a preguntar Fierro.


lunes, 27 de julio de 2020

¡Bergoglio lo hizo! Se cierra el Seminario de San Rafael en Argentina

Siguiendo precisas instrucciones de la Santa Sede...

A través de un comunicado, emitido hoy 27 de Julio de 2020 desde la Oficina de Prensa del Obispado de San Rafael, se informó quién es el nuevo Rector del Seminario Diocesano y el cierre del mismo a fin de este año.

Este es el último Seminario de buena doctrina que quedaba en el país. Con 40 seminaristas normales, alegres y un muy buen ambiente de oración, estudio y fraternidad. Se resistieron a que los obligaran a Comulgar en la mano además de otras medidas similares a lo largo de los últimos años.

Mientras la mayoría de los Seminarios de la Argentina son de mala doctrina, tienen pocas vocaciones y tienen no pocos afeminados, cuando no directamente homosexuales aceptados como tales. Los Obispos argentinos que apoyan está decisión de Mons. Taussig han vuelto a cometer un acto de alta traición a Jesucristo y a la Iglesia Católica.

A continuación les dejamos en imagen el Comunicado de Prensa oficial… donde dice claramente que “Siguiendo precisas instrucciones de la Santa Sede” se toma la decisión de cerrarlo.

jueves, 14 de mayo de 2020

¿Redoxón de la Vida Espiritual? Réplica a Monseñor Eduardo García

La Eucaristía, ´Redoxón de la vida espiritual´
Ernesto Alonso 


Un “ruido” episcopal infamante

Ruido, mucho ruido” le hizo a Monseñor Eduardo H. García, Obispo de la Diócesis de San Justo (provincia de Buenos Aires), “que en estos días circulara un video dirigido a nosotros los obispos, con la frase ´devuélvannos la Misa´”, añadiendo a renglón seguido los siguientes remarcables enunciados. “Si viviéramos realmente como pueblo deberíamos escuchar también, ´devuélvannos la educación, devuélvannos Cáritas, devuélvannos el trabajo, devuélvannos la salud, devuélvannos tantas cosas que resignamos en esta cuarentena atendiendo al bien mayor que es la salud de toda la población” (…) “A este mapeo le faltan unos actores que claman también a los obispos; aquellos que proponen con espíritu de cruzada – que es lo que menos necesitamos en este momento - ´juéguense por la fe, nosotros los acompañamos´”. 

Escogidos al azar, estos son algunos de los pensamientos que expresara Monseñor García y que AICA recogió de una columna de opinión publicada en `Clarín` el 25 de abril pasado. Expresiones indignantes que han soliviantado mi ánimo no solo porque injuria la honesta intención de un número mayúsculo de católicos que reclaman con fuerza, con humildad y respeto la vuelta del culto público y la apertura de los templos. Son exasperantes dichos pensamientos, al extremo del exabrupto, porque dan cuenta de una deleznable adulteración de la verdad del Sacramento Eucarístico no obstante protestar amor por el Cristo Eucarístico y cuidado por la fe de los fieles. 

Monseñor Eduardo Horacio García, por más obispo que sea, no tiene derecho alguno a humillar a un grupo de fieles porque solicita la celebración de la Santa Misa a puertas abiertas, cuando en muchos pasajes de su columna los confronta siempre, y dialécticamente, con aquellos que serían los verdaderos fieles que sí tienen amor por la Eucaristía y la Misa. Nos enfrenta con el ´pueblo´ categoría más sociológica que religiosa, recientemente puesta en alza con la fementida ´teología del pueblo´ por obra y propaganda de Monseñor Víctor Manuel Fernández y del mismo Papa Francisco, advirtiéndonos que “si viviéramos como pueblo” deberíamos reclamar también la “devolución de la salud, del trabajo, de Cáritas”, etc. Pero como somos católicos ´individualistas´ y probablemente ´burgueses´ nos contentamos con solicitar solo la Misa y la Eucaristía. Y puesto que nos cabe la definición de ´cruzados´, pues “proponemos con espíritu de cruzada” jugarnos por la fe, hemos de ser los peores reaccionarios que enajenados por el recio sabor del buen combate imaginamos una Iglesia perseguida que de ningún modo tiene lugar en nuestro país, habida cuenta de la acreditada militancia cristiana de los Kirchner, de los González García, de los Fernández, de los Kicillof, Rodríguez Larreta y un extensísimo etcétera. 

lunes, 4 de mayo de 2020

Laico Argentino envía Carta a las Autoridades Eclesiásticas de su país

Carta a los Obispos Argentinos
Dr. Martín Lucero


Sr. Obispos. Sres. Sacerdotes de buena voluntad. 
Autoridades eclesiásticas de toda clase.

Soy un fiel de la arquidiócesis de Mendoza. 

En primer lugar, quiero agradecer infinitamente a aquellos de ustedes que han hecho posible a muchos el acceso a los sacramentos en medio de tantas prohibiciones, de diversas maneras y corriendo no pocos riesgos. 

También quiero agradecer con total honestidad, todas las iniciativas de transmisiones on line: retiros, misas, mensajes, charlas, etc. Soy testigo de cuánto bien se ha hecho en este sentido llegando a gente que de otro modo seguramente no hubiera podido ocurrir. 

Ahora bien. 

Luego de haber escuchado respuestas del clero, y en especial del Obispo de San Juan de Cuyo, Monseñor Carlos María Domínguez, y de Monseñor Sergio Buenanueva, obispo de San Francisco, al video de fieles que solicitan que les “devuelvan la misa”, me surge la necesidad de realizar el siguiente aporte a la reflexión:


viernes, 13 de marzo de 2020

Coronavirus: La “Iglesia en Salida” y como “Hospital de Campaña” se han evaporado

Francisco construye muros, se olvida del olor a oveja y del hospital de campaña 


La “iglesia saliente se ha atrincherado en el Vaticano por el coronavirus”, observó Antonio Socci el pasado 9 de marzo.

“No más puentes, sino muros” detrás de los cuales se han escondido Francisco, Cardenales y Monseñores.

Socci observa que “Bergoglio dijo que los pastores debían tomar el olor de las ovejas, pero él y los pastores han huido y ahora están bien lejos de las ovejas y su aliento”. (Y han dejado a los fieles sin sacramentos).

Para Socci, esta es “la gran hipocresía de la «iglesia progresista»”.

domingo, 9 de febrero de 2020

Relación de la Iglesia y el actual Gobierno Argentino

Misa en San Pedro con Alberto Fernández, Padre Mugica y Monseñor Sánchez Sorondo
P. Eduardo Pérez Dal Lago


Como sacerdote y argentino no me siento representado por la misa celebrada en la cripta de la Basílica de San Pedro en el Vaticano por Mons. Marcelo Sánchez Sorondo, con la participación de nuestro presidente y su comitiva.

Se trata de una celebración que, además de ser -ni más, ni menos- el memorial de la Pasión de Nuestro Señor, reviste de un alto contenido simbólico por sus participantes y por el mensaje que se da a los medios de comunicación acerca de la relación de la Iglesia y el gobierno actual.

Entiendo que es inapropiado y contrario a las rúbricas de la liturgia poner en el altar la imagen del padre Carlos Mugica (Inst. Gral. del Misal Romano 306).

jueves, 3 de octubre de 2019

El inefable T(r)ucho en una de sus Bergogliadas

 Adversus Tuchum
 o la respuesta de un fiel a un inaceptable comunicado de monseñor Víctor Manuel Fernández aparecido ayer en La Nación


Habiendo leído el día de ayer el cobarde y políticamente correcto comunicado de Monseñor Víctor Manuel Fernández, consulté a un sabio sacerdote sobre la conveniencia de salirle al cruce al obispo de La Plata. Tuve como respuesta una afirmación, pero con la aclaración de que esta vez había que hacerlo ya sin palabras: con los dos puños. Pero encontrándome lejos y sin posibilidad de tenerlo a tiro (con los puños, aclaro), vi más que conveniente escribir al menos unas pocas líneas. Líneas de un simple laico, padre de familia, contra una autoridad de la Iglesia que no habla el mismo lenguaje. No es mi intención analizar punto por punto el comunicado vergonzoso y humillante para la Iglesia y sus fieles. Sólo repudiarlo en bloque, espigando algunos pocos puntos.

Empezaré diciendo que a mí sí me interesa conformar a alguien (como también a Fernández le interesa, vamos, aunque diga lo contrario). Soy cristiano, y con mi vida, mis palabras y mis obras quiero conformar a mi Señor Jesucristo. (¿Usted no, monseñor? ¿Por qué dice lo contrario?) Sé que si lo reconozco frente a los hombres, Él me reconocerá a mí frente a sus ángeles (Lc. 12, 8-9). ¡Qué reconfortante certeza en este día!

El obispo de La Plata, casi al inicio nomás, arranca notando que con ocasión del próximo Encuentro Nacional de Mujeres Autoconvocadas “hay gente con miedo”. Le pregunto, monseñor: ¿no será usted el que tiene miedo? ¿Y no será ese miedo el que lo lleve a querer pensar que esas “hordas sedientas de venganza y destrucción” sean solamente “mujeres a quienes une un mismo sueño de igualdad” (!)? Y no puedo dejar de preguntarme si realmente estaremos refiriéndonos a lo mismo, o si monseñor Fernández estará tomándonos el pelo a la feligresía. 

Sí, olfateo miedo a llamar a las cosas por su nombre. Miedo a las definiciones. Miedo del pastor a los lobos. Miedo a ejercer la autoridad, esa que le confirió Jesucristo para apacentar y defender a su rebaño. Miedo a la resistencia, pues expresamente la prohíbe, no sea que se interprete como agresión. ¿Se nos prohíbe la resistencia, en estos tiempos tan fieros? Sí, el arzobispo de La Plata se comprometió a “procurar evitar todo acto, movilización o expresión que se manifieste como contraofensiva” (¡menos mal que no nos prohíbe rezar!  Aunque, claro está, esto deja manifiesto qué poca fe tiene monseñor en la plegaria, pues esta sería ya algo inofensivo, no un arma del cristiano). Pero, ¿en qué quedamos? ¿Habrá una ofensiva entonces? Pues de otro modo no hablaría de “contraofensiva”. Pero no: todo eso sería “inútil, ineficaz e imprudente”, nos aclara. Como el testimonio de los mártires, le faltó rematar. 

jueves, 23 de mayo de 2019

El alma católica está herida

Las beatificaciones riojanas y la “traición de los clérigos”
Rodolfo Méndez


[Especial para el Blog «Sagrada Tradición»]

     
La traición de los clérigos” (1927) fue un libro escrito por Julién Benda, un judío francés errante, en el que se quejaba contra los intelectuales, progresistas o conservadores, que sin miramientos habían renunciado a la verdad en aras del partido, de la clase, del poder o del interés personal. 
    
El pasado 27 de abril, en La Rioja, fueron beatificados cuatro hombres, tres clérigos y un laico, habiendo decretado la Iglesia, a través del Pontífice Romano, su “muerte martirial por odio a la fe”. Son ellos, Monseñor Enrique Angelelli, el fraile Carlos de Dios Murias, OFM, el presbítero Gabriel Longueville, y el laico Wenceslao Pedernera, quienes vivieron y murieron en dicha provincia argentina en los años 70 del siglo pasado.
    
Para los propósitos de esta nota doy por bien conocidos los antecedentes de los cuatro nombrados y también el contexto histórico nacional, sea político, sea eclesial, en el que obraron.
    
Quiero decir, doy por sabido el plan del comunismo internacional y la guerra revolucionaria en Argentina; bien conocida la historia del grupo Montoneros, brazo armado del peronismo de izquierda; la historia “caliente” y dramática de la penetración marxista-leninista dentro de la Iglesia, mediante la creación de “propuestas renovadoras” como el Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, Cristianos por el Socialismo, y las diversas modalidades de la Teología de la Liberación; que, además, existieron organizaciones de “fachada” que cubrían los objetivos específicos de las agrupaciones terroristas armadas; por último, descuento también, que se conozcan los aciertos y desaciertos de la actuación de las Fuerzas Armadas en el combate contra la guerrilla marxista. 
    
Endeble es la legitimidad de estas beatificaciones si está asentada sobre una ruinosa falsificación histórica a propósito de los hechos, especialmente en lo que concierne a la muerte de Monseñor Enrique Angelelli, y, acerca del carácter martirial por odio y explícita persecución a la fe católica, de la muerte de los cuatro “beatos”, habida cuenta de que Murias, Longueville y Pedernera sí fueron asesinados.  
    

miércoles, 15 de mayo de 2019

La abominación de la desolación: una falsa iglesia con falsos mártires

La falsa Iglesia beatifica sus falsos mártires
Arnaldo de Vilanova


[Especial para el Blog «Sagrada Tradición»]


Cuando veáis la abominación de la desolación, anunciada por el Profeta Daniel, en el lugar santo -el que lea que entienda- entonces los que estén en Judea huyan a los montes; el que esté sobre el tejado no baje a tomar nada de su casa; y el que esté en el campo no vuelva a tomar su túnica. Mateo, 24, 15-18.
    
    
Finalmente, este sábado 27 de abril se consumó la beatificación del Obispo Angelelli junto con la de los curas Murias y Longueville y el laico Pedernera. De nada valieron las súplicas dirigidas a Roma desde distintos lugares de Argentina y del mundo. Tampoco las fundadas razones expuestas en numerosos trabajos y voluminosos dossiers que circularon abundantemente por las redes sociales y variados medios periodísticos. Con una pertinacia asombrosa, contra viento y marea, se han llevado adelante estas beatificaciones fruto de una grosera impostura sin precedentes en la historia, al menos reciente, de la Iglesia.
    
Hemos rezado insistentemente a Dios por medio de la Santísima Virgen pidiendo que tamaña iniquidad no se llevara a cabo: que al final prevaleciera en el Papa y en los obispos involucrados en esta aventura una pizca de sentido de la fe y de temor de Dios. Nuestras plegarias no fueron oídas: bendito sea el Señor que en su sapientísima Providencia -por motivos que se nos escapan- ha permitido que las cosas sucedieran de este modo. 
    
    
Un texto premonitorio
    
En los años setenta, cuando arreciaba en Argentina la oleada tercermundista, la Teología de la Liberación se expandía haciendo estragos en las almas y la situación política y social comenzaba a teñirse de sangre por la aparición de las organizaciones guerrilleras armadas (algunas de ellas integradas y alentadas por amplios sectores eclesiales), un grupo de sacerdotes argentinos -muchos de ellos figuras ilustres del clero de aquella época- dio a luz un documento que tuvo amplísima difusión y fue, en su momento, el más claro y lúcido alerta ante la situación que se vivía. Se trataba de una extensa declaración, fechada pocos días después del asesinato por parte de un comando guerrillero del ex Presidente Aramburu, en la que se hacían serias advertencias respecto de la situación del país pero, fundamentalmente, el texto apuntaba a lo que ocurría en el interior de la Iglesia. Uno de los pasajes más salientes del documento expresaba:
    
Pero he aquí que desde hace unos años un grupo de sacerdotes, cada vez más numeroso, de diversas jerarquías y ubicados en todas las latitudes, se hallan empeñados en cambiar la imagen de la Iglesia, del Cristianismo y aun del mismo Jesucristo. Con sus palabras o con sus actos quieren estos sacerdotes presentarnos una imagen de la Iglesia -y también, lógicamente, la misión de Jesucristo y del sentido del Evangelio- radicalmente falsa”.
    

sábado, 27 de abril de 2019

Dos Obispos Argentinos [y algunas imágenes]


Hoy es un día de luto para la Iglesia de Cristo: el Papa Francisco en su voluntad omnímoda y soberbia, ha declarado beato y mártir a un Obispo Pro-Montonero. ¡Es el Papa Dictador!

Satanelli, como la decían en La Rioja, era un Obispo Tercermundista. Apoyaba la Guerrilla Terrorista Izquierdista en Argentina. Y murió en un accidente de auto.








domingo, 17 de febrero de 2019

«¿Cómo puede Dios querer religiones que niegan la divinidad y la resurrección de Cristo?»

Graves alarmas sobre el documento de Abu Dabi del Papa Francisco
Josef Seifert


El filósofo Josef Seifert ha reaccionado mediante una declaración -publicada en el portal amigo “InfoVaticana” y que reproducimos a continuación- al texto del reciente documento firmado en Abu Dabi por el Papa Francisco con el Gran Imán de Al Azhar.


«Nadie duda de que muchas verdades sobre Dios y la ley moral natural, y muchas ‘semina verbi’ han sido conocidas por los paganos y están contenidas en muchas religiones (excepto en las directamente satánicas), como, por ejemplo la “regla de oro”.

Nadie cree que Dios no puede dar la gracia de la salvación eterna fuera del ámbito de la Iglesia visible, sus sacramentos y una fe cristiana consciente. Nadie se equivoca al ver las numerosas verdades buenas y bellas que el papa Francisco y el Imán confirman en el documento.

Sin embargo, afirmar que “el pluralismo y la diversidad de religiones (color, sexo, raza e idioma) son queridas por Dios en su sabiduría, a través de la cual Él creó los seres humanos” va mucho más allá de todo esto.

¿Cómo puede Dios querer religiones que niegan la divinidad y la resurrección de Cristo? ¿Cómo se compatibiliza eso con la lógica? ¿Puede Dios querer que los hombres afirmen creencias opuestas sobre Jesucristo, sobre Dios o sobre cosa alguna?

domingo, 9 de diciembre de 2018

¿Perpectiva o Ideología de Género?: Confusión Episcopal Argentina

Una distinción peregrina en un texto anodino
Ernesto Alonso   


Excelente análisis de la Declaración de varias Comisiones Episcopales de la Conferencia Episcopal Argentina.


Distinguir para confundir 
     
No me siento precisamente feliz de tener que habérmelas con los Obispos Argentinos cuando como Pastores se expresan sobre temas de particular gravedad como es el caso que aquí me ocupa. Confieso que me aflige un poco abandonar mi burguesa comodidad cincuentona y exclamar con contundencia, “Yerran Señores Pastores y confunden seriamente al rebaño”. 
Se trata de la Declaración titulada Distingamos: Sexo, Género e Ideología emitida por las Comisiones Episcopales de Laicos y Familia, de Catequesis y de Pastoral de la Salud, el pasado viernes 26 de octubre. El título suscita los primeros temores al sostener la distinción entre «sexo» y «género», por un lado, separando de ambos la noción de «ideología». Y el desasosiego se instala definitivamente en el ánimo cuando se advierten los subtítulos que temáticamente dividen el texto, a saber, «perspectiva de género» e «ideología de género».
Justificase la separación pues se discierne “sin separar, el sexo biológico del papel sociocultural del sexo, es decir, el género”, citando el número 56 de «Amoris Laetitia», la Exhortación Apostólica Postsinodal del Papa Francisco. “Sexo y género son realidades profundamente conectadas, pero no son exactamente lo mismo”, se dice completando el punto. 
Cuando el texto de la Declaración afronta la distinción propuesta entre «perspectiva» e «ideología de género», asevera paladinamente que “los estudios de género pueden ofrecer una herramienta de análisis que nos permita ver cómo se han vivido en las diversas culturas las diferencias sexuales entre varones y mujeres, e indagar si esta interpretación establece relaciones de poder y cómo las establece. No se vive igual la condición masculina o femenina hoy, que hace cien años (…) El Papa lo advierte al afirmar que «la historia lleva las huellas de culturas patriarcales» (…) En este sentido, «género» es una categoría útil de análisis cultural, un modo de comprender la realidad. Mirar la sociedad teniendo en cuenta los roles, las representaciones, los derechos y deberes de las personas de acuerdo a su género, es adoptar una perspectiva de género. Situación que es necesaria para ver que todas las personas sean tratadas según su igual dignidad”. 
Se me excusará la extensión de esta cita. ¡Señores, debemos agradecer profundamente la llegada de la «perspectiva de género» pues ella ha quitado las vendas de nuestros ojos y admirablemente nos ha enseñado que las culturas son diferentes, que históricamente ha habido diferencias sexuales entre el varón y la mujer, afincadas esas diferencias en las culturas mismas; con dicha perspectiva el Santo Padre parece haber aprendido el «arte de interpretar» las huellas recónditas de «culturas patriarcales», horroroso fundamento de las aún más odiosas «relaciones de poder», que fundan la asimetría de los géneros, cuidando, claro está, de no develar aquí que estamos parafraseando a Michel Foucault!

sábado, 20 de octubre de 2018

Necesitábamos del auxilio y el aliento de nuestros Pastores y no lo tuvimos

Mons. Joaquín Gimeno Lahoz, Obispo de Comodoro Rivadavia (Argentina)
Carta a los Obispos de Comodoro Rivadavia que no defienden a sus ovejas


“Se preocupan más de los «espacios de encuentro» que de la defensa de la doctrina y de la moral cristiana y acusan a las sacrificadas mujeres católicas mientras minimizan el accionar violento y obsceno de las mujeres autoconvocadas”, dice esta valiente mujer argentina.


A los Obispos
de la Diócesis de Comodoro Rivadavia:

Con muchísimo dolor leí la carta que, con motivo del Encuentro Nacional de Mujeres, escribieron ustedes. [Nota de ST: la pueden leer aquí http://www.aica.org/35999-comunicado-ante-los-incidentes-durante-el-encuentro-de-mujeres-trelew.html]

Desde hace 14 años he estado participando en él; este año no pude concurrir por estar de viaje, pero sé perfectamente con cuánto sacrificio las mujeres católicas se preparan para dar testimonio de Cristo entre sus detractoras, con peligro de su integridad física, dejando sus ocupaciones diarias y gastando dinero que no tienen, para que el santo nombre de Cristo y de su Santísima Madre no sea borrado de nuestra Patria.

Con mucho dolor les digo que ustedes no nos tratan como padres, se preocupan más de los “espacios de encuentro” que de la defensa de la doctrina y de la moral cristiana y acusan a las sacrificadas mujeres católicas mientras minimizan el accionar violento y obsceno de las mujeres autoconvocadas.

Mons. Alejandro Pablo Benna y Mons. Roberto Pío Álvarez, Obispos Auxiliares de Comodoro Rivadavia (Argentina)

sábado, 22 de septiembre de 2018

Viganò, Instrumento de la Intervención Divina

Sobre el Papa Francisco
Michael Matt



«La "Iglesia del Acompañamiento" acaba de estrellarse contra una pared. ¡Gracias a Dios!».


Gran Video de Michael Matt -de "The Remnant"- a propósito del "Testimonio" del Nuncio Papal Carlo María Viganò, donde explica de forma verosímil cómo Jorge Mario Bergoglio encubrió al Cardenal Theodore McCarrick (y varias cositas más). [Gracias Jack Tollers por la traducción y el subtitulado].

En resumen: una muestra de cómo la infección sodomita es una consecuencia lógica de la filtración de la herejía modernista en la Iglesia Católica, y que Francisco encarna paradigmáticamente junto a los Obispos felones que lo apoyan y acompañan.



martes, 14 de agosto de 2018

Una sombra oscura se cierne sobre toda la enseñanza y la praxis católicas

La Pena de Muerte y la Iglesia
Vittorio Messori


El gran periodista italiano converso Messori, en su magnífico ensayo “Leyendas negras de la Iglesia”, dedica un capítulo a la pena de muerte… que reproducimos a continuación.


Pena de Muerte / 1

Por mucho que nosotros los periodistas nos esforcemos en hacer creer lo contrario, a menudo los periódicos, por su propio deseo, no representan del todo a la opinión pública.

El problema de la pena de muerte es uno de esos casos en los que la escisión entre los ciudadanos y los medios de comunicación parece más profunda. Estos últimos, casi sin excepción, rechazan indignados la simple posibilidad de debatir una cuestión que consideran tan anacrónica e incívica que no merece la menor atención.

En los periódicos donde he tenido ocasión de trabajar, he visto tirar a la papelera con repugnancia las numerosas cartas que envían los lectores sobre ese tema. Sin embargo, todos los sondeos muestran que si se sometiera a referéndum popular, el resultado se decantaría sin la menor duda por la reimplantación del pelotón de ejecución o del verdugo, al menos para los crímenes especialmente execrables.

El informe anual de «Amnistía Internacional» nos ofrece una prueba concreta de ello al señalar que la pena de muerte está incluida en el derecho penal de 99 Estados (el 80 % de las ejecuciones tienen lugar en países que manifiestan la pretensión de servir de modelo, como Estados Unidos, la Unión Soviética o China), sin que importantes movimientos de opinión reclamen su abolición. En los casi treinta estados de la Unión norteamericana en los que se ha mantenido la pena capital, la voluntad popular se ha opuesto a todas las iniciativas llevadas a cabo para eliminarla.  Es más, en algunas ocasiones han sido los propios ciudadanos quienes han impuesto su restauración.

Hay un tipo de corifeos de la democracia, periodistas y políticos en primera línea, bien conocidos por lo selectivo de su criterio: para ellos, la mayoría de las opiniones y de los votos son «una noble manifestación de la voluntad popular» cuando coincide con su propia orientación, pero resultan «una despreciable vomitera reaccionaria» cuando su expresión contraría sus prejuicios y planteamientos.

El hecho es que, desde la más remota antigüedad hasta que algún intelectual de la Europa occidental del siglo XVIII empezó a manifestar sus dudas, la pena de muerte se admitía pacíficamente en todas las culturas de todas las sociedades del mundo.

Es falso que aquel curioso personaje llamado Cesare Beccaria pidiera su abolición. En el capítulo veintiocho de “De los delitos y sus penas” se dice: «La muerte de un ciudadano sólo puede considerarse necesaria en dos casos...». Principalmente, Beccaria rechaza la tortura y luego lo que denomina pena de muerte «fácil», tal como se aplicaba en su época, pero no la excluye de modo categórico ni la declara ilícita, hasta el punto de juzgarla «necesaria» en algunos casos. Por otro lado, la alternativa que propone Beccaria con el fin de suscitar mayor espanto, tal como él mismo especifica, es «la esclavitud perpetua». Algo que no parece un beneficio ni para la sociedad ni para el reo.

También es falso que mantener la pena capital sea «de derechas» y su abolición «de izquierdas». Entre las ignoradas paradojas de nuestras reconfortantes ideas fijas se cuenta que Luis XVI abolió dicha pena pocos años antes de la Revolución francesa. Ésta volvió a implantarla por iniciativa de la «izquierda» jacobina, haciendo tal uso de la misma que, por una vez justificadamente, el imaginario popular ha hecho de las palabras guillotina y revolución un todo inseparable.

Aquellos «progresistas» rogaron sin ambages al doctor Guillotin que perfeccionara su máquina para pasar de la fase artesanal a la industrial. Así nos ha llegado el escalofriante prototipo de un instrumento capaz de cortar sesenta cabezas al mismo tiempo.

jueves, 21 de junio de 2018

Angelelli y los Vicios Judiciales

Reseña Histórico-Jurídica del Caso Angelelli
Dra. Silvia E. Marcotullio


Ex Juez de Cámara Penal


Este asunto judicial tuvo un azaroso trámite: Fue abierto tres veces: En la primera inmediatamente después del suceso, expte. 5090-6, fue cerrado por no resultar delito alguno, por el juez Rodolfo N. Vigo. En la segunda oportunidad se inició una causa por denuncia efectuada en el año 1983 (expte 23.350/86) intervinieron sucesivamente el juez Aldo Fermin Morales y la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba. Terminó con un sobreseimiento provisorio por haberse agotado la producción de pruebas sin resultados (20/4/90). La tercera: en el año 2010 se reabre la anterior y concluye con una condena a los imputados sobrevivientes Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella, de fecha 5/7/14.


1) Primer proceso: El día 4 de agosto de 1976, regresando desde Chamical hacia La Rioja, siendo aproximadamente las 15 hs., a la altura del km. 1058 de la ruta nacional 38, cercanía de Punta de los Llanos se produce el accidente en que perdió la vida el obispo de La Rioja. Viajaba en una camioneta Fiat 125, acompañado por su vicario el entonces sacerdote Arturo Aído Pinto; éste resulto herido.


2) En el sumario labrado en forma inmediata, luego de medidas de prueba – autopsia, pericia accidentológica, fotos en el lugar del suceso, declaración confusa (como fueron las posteriores) de Pinto alegando pérdida de la memoria y estado de shock, se archivó la causa que en su momento se caratuló “Angelelli, Monseñor Enrique A. s/fallecimiento”, expte. 5090-6; no existiendo datos sobre la intervención de terceras personas.

martes, 19 de junio de 2018

Sobre el Comunicado de la CEA respecto de la Votación en Diputados a Favor del Aborto

Repudio al Aborto Clerical
Antonio Caponnetto


Extraordinario artículo de Don Antonio Caponnetto ante el más que penoso comunicado de la CEA respecto de la votación en Diputados de la Nación Argentina a favor de la Ley de Despenalización del Aborto.


Tras el resultado favorable al aborto en la Cámara de Diputados, el 14 de junio del corriente,  la Comisión Ejecutiva de la Conferencia Episcopal Argentina junto con la Comisión Episcopal de Laicos y Familia (Celaf) emitió un comunicado. El mismo es un muestrario vergonzoso de insensateces y de cobardías, que los católicos verdaderos sólo podemos rechazar con desprecio.

-No podemos aceptar que se diga que lo que acaba de suceder nos causa “el dolor por el olvido y la exclusión de los inocentes”. El aborto no es un olvido o una exclusión. Es un asesinato vil y abyecto, tanto más si, como en este caso, cuenta con el patrocinio de los poderes políticos, subordinados a su vez al Poder Mundial. 

-No podemos aceptar que se nos proponga luchar “por la dignidad de toda vida humana”; porque el que con pertinacia y porfía niega el derecho a la vida a los inocentes y propone su exterminio, su mismo pecado lo vuelve indigno, mezquino y punible; tanto más si es una autoridad devenida en tiránica y propulsora de la violación descarada del Quinto Mandamiento. A esta clase de sujetos, que son verdaderas amenazas contra el bien común y caen en malicia suprema, no debe ofrecérseles amistad, enseña Santo Tomás, sino querella frontal y llegado el caso la muerte (Suma Teológica, II, IIae, q.25, art.6). Una cosa es luchar por la dignidad creatural del hombre, hecho a imago y simillitudo Dei; otra cosa es pecar contra la justicia, tratando al indigno como si no mereciera pugna, impugnación y castigo.

-No podemos aceptar que se insista en la suprema idiotez y complicidad manifiesta, de seguir “con el debate legislativo”. Se ha llegado a este extremo de corrupción de las leyes, de los principios y de las costumbres, precisamente por no tener la cordura y la valentía de impugnar a la democracia como la corrupción de la república y sistema inherentemente perverso. Lo que ha sucedido no es la agregación de “otro trauma, el aborto”, a los problemas que arrastra la mujer, y al cual habría que hallarle una solución prosiguiendo con el susodicho debate legislativo. El aborto no es un trauma; es un pecado mortal. Los que queden traumados por practicarlo tendrán la posibilidad de regenerar su salud psíquica o corpórea. Los niños descuartizados, ya no.

domingo, 10 de junio de 2018

La Insoportable Levedad del Bermudo...

Cara Dura
Antonio Caponnetto


Tomado del Portal amigo “Adelante la Fe”


Creánme o no tirios y troyanos, en la gélida noche argentina del 8 de junio, me he enterado de tres cosas que ignoraba. La primera que existe un amondongado sujeto llamado Alejandro Bermúdez; y que por cierto no debe ser confundido con su homónimo, el nadador colombiano, apodado precisamente el Flaco. La segunda, que el ente carnoso, entre otros menesteres ilustres, dirige un programa televisivo titulado “Cara a Cara”, sin que sepamos aún si su objeto propio versa sobre el lifting facial o el identikit. Y la tercera, que en la edición del mencionado programa con fecha 6 de junio de este 2018 (cfr.minuto 50 y ss de https://youtu.be/F9xoj0N3Sx8) , el célebre saín –que para abreviar llamaremos nomás Alejandro Bermúdez- se ha ocupado de mí, desbarrando de dislate en falacia y de mentira en canallada.

Viene a decir el Alejandrino –con ripios,¡ay! en la prosodia, la fonología y la sintaxis– que he “caído en el abismo antipapista y lefevbrista, que simplemente” me “hacen incompatible con un comentarista católico”. Que he “dejado de ser un comentarista católico”, por mi “antipapismo irracional y apocalíptico”; y que el “proceso sistemático de negación de la autoridad pontificia del Papa Francisco” me convierten en “herético”, pues eso “es negar la realidad del Espíritu Santo que gobierna a la Iglesia”.

Dá vergüenza ajena que este señor Bermudo hable de quien no conoce ni su vida ni su obra, ni su pensamiento ni su acción; y que movido por su obsecuencia a los altos mandos eclesiales que lo rentan, se arrogue el derecho a dividir las aguas de los ortodoxos y de los herejes,con un maniqueísmo que lo degrada,ridiculiza y abaja. Esto no sólo es “irracional” sino moralmente pecaminoso, penalmente injuriante e intelectualmente mendaz. Esto, para decirlo de una vez, es la zafaduría propia de un maleducado.

Dá mayor vergüenza que confunda el deber canónico de los fieles de señalar los yerros de sus pastores y aún el del Pontífice con el antipapismo, que es negación de la institución petrina. Precisamente el núcleo de la herejía luterana a la que Francisco ha rendido homenaje público  hasta la indecencia.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...